¿Estas comiendo bien?

Como saber si estas comiendo bien y cómo afecta esto a tu rendimiento

A pesar del mito prevaleciente de que la pérdida de peso se reduce a una simple fórmula de entrada y salida de calorías, una variedad de factores de estilo de vida y sus consiguientes respuestas hormonales afectan la forma en que nuestros cuerpos responden al ejercicio y la comida.

Si no estás comiendo suficiente comida, es probable que tengas algún tipo de deficiencia de micronutrientes. Al igual que comer muy pocas calorías, los síntomas de la deficiencia de micronutrientes incluyen fatiga, inmunidad reducida, falta de concentración, problemas de memoria y fluctuaciones del estado de ánimo.

Esto también afecta tus entrenamiento de varias formas. Cuando el cuerpo siente que debe priorizar funciones esenciales (como regular la respiración, la temperatura corporal y la presión arterial), no siente que sea seguro destinar recursos a cosas como la reconstrucción del tejido muscular, que es el proceso que le permite desarrollar fuerza. Por lo tanto, las sesiones de entrenamiento se vuelven más difíciles cuando estamos desnutridos. Aunque puedes sentir que estás rindiendo con todo lo que tienes, en realidad estás trabajando con una gran desventaja energética.

5 Señales que no estas comiendo suficiente:

Estás constantemente cansado

La comida es energía. Como se mencionó anteriormente, si no estás comiendo suficientes calorías, tu cuerpo usará las que tiene para apoyar las funciones vitales. Si arrastras los pies en el gimnasio todos los días o mientras corres, es probable que no estés comiendo suficiente

Has llegado a un tope de entrenamiento

¿Ha estado ejercitándose con mayor intensidad pero no está viendo ningún resultado? ¿sientes como si estuvieras chocando contra la pared? Tu cuerpo podría estar en modo de inanición, luchando por conservar la mayor cantidad de calorías posible. Si has tocado techo en tus entrenamiento y no ha visto una mejora en meses, es probable que necesite comer más, tanto para impulsar tus entrenamiento como para reparar tus músculos.

No eres regular

Si comes poco, las posibilidades de que tu cuerpo obtenga suficiente fibra disminuyen, lo que fácilmente puede provocar estreñimiento. Otro factor a considerar es la deshidratación, que también contribuye a que los intestinos sean más lentos.

Te notas despistado o poco centrado

La concentración es un síntoma de falta de combustible. También puede tener problemas para mantenerse mentalmente alerta durante un entrenamiento. Su cerebro depende de una nutrición adecuada para funcionar, al igual que el resto de su cuerpo.

No puedes dormir, aunque estés cansado

La ingesta adecuada de alimentos permite un mejor control del azúcar en sangre. La combinación de consumir muy pocas calorías y hacer ejercicio en exceso deja al hígado agotado de las reservas de glucógeno que necesita para mantener estable el azúcar en la sangre, lo que obliga a su cuerpo a liberar hormonas del estrés que eventualmente conducen a la producción de nueva glucosa. Cuando las hormonas del estrés están altas, tenemos problemas para conciliar el sueño y mantenernos dormidos.

«Alguien que está limitando los carbohidratos y / o las calorías en general puede experimentar algunos desafíos para dormir. Los carbohidratos ayudan a que el triptófano, un aminoácido que aumenta la somnolencia, esté más disponible para el cerebro».

Esto son solo algunos indicativos, lo que siempre recomendamos es acudir a un nutricionista experto para tener un control nutricional y que nos haga una dieta adecuada a nuestras necesidades y entrenamientos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *